Consumo de energía de las TIC

Se ha analizado el uso de materiales para la fabricación de los dispositivos, pero estos procesos de fabricación van unidos a un consumo energético, que también produce un impacto negativo en el medioambiente. La principal fuente de generación de electricidad sigue siendo la quema de combustibles fósiles, que al generar dióxido de carbono contribuye a aumentar la temperatura global y, por tanto, acelerar el cambio climático.

El consumo de recursos en la fabricación de un ordenador es, en promedio, de 1.500 litros de agua (el equivalente a 250 cisternas de inodoro), 5.300 kilovatios/hora de energía (equivalente al consumo medio de una familia española de cinco miembros durante casi 20 meses), 240 kilogramos de combustibles fósiles y 22 kilogramos de otros químicos, según informa Ongawa (2013).

Los materiales diseñados por esta organización para esta campaña de concienciación sobre el consumo de las TIC, aparecen datos como que la mayor parte de la energía que consume un aparato electrónico a lo largo de su vida se emplea para su fabricación: en el caso de un portátil, resulta un 80%. Pero no solo se puede hablar de consumo de energía en la fabricación, distribución y comercialización de las TIC, sino que hay que introducir en el ciclo de vida de las tecnologías, la energía que consume su uso.

energiaSe suele decir, que leer en los dispositivos móviles ahorra porque se evita imprimir y, por tanto, gastar papel. Sin embargo, según documenta Andrius Plepys (2002), y como ya se ha visto en el Apartado 2.1.3. sobre la desmaterialización de las TIC, el impacto ambiental resulta mayor cuando se lee un medio en su versión digital, si el tiempo de lectura sobrepasa los 20 minutos. Y en el caso de que la lectora, decidiera imprimir alguna de esas noticias, el impacto sería mayor.

En cualquier caso, es difícil concluir con exactitud qué acción supone un menor impacto para el medioambiente, ya que dependerá de los procesos de fabricación de según qué tipo de tecnología, de cuántos lectores lean un mismo libro en papel y de qué cantidad de horas esté encendido un ordenador portátil para leer un periódico digital, entre otros muchos más ejemplos.

Huella energética de Internet

El Centro para la Eficiencia Energética de las Telecomunicaciones (CEET ) calcula que internet produce 850 millones de toneladas al año de dióxido de carbono. Las estimaciones acerca de las emisiones que producen las TIC son de alrededor del 2% de las emisiones globales de dióxido de carbono, la misma proporción que la industria de la aviación o que un país como Alemania.

El impacto de enviar un correo electrónico

La Agencia del Medio Ambiente francesa(ADEME) ha hecho el estudio de un caso concreto1 basándose en el siguiente contexto:

En 2009, se intercambiaron 247 millardos (miles de millones) de correos electrónicos cada día en el mundo (incluyendo SPAM). Se presupone el caso hipotético en el que, en una empresa de 100 personas en Francia, todos los empleados reciben cerca de 58 correos electrónicos y envían 33, al día” (Farrant y Le Guern, 2011).

El envío de 33 mensajes de correo electrónico de 1 mega a dos destinatarios al día por persona (de esos 100 empleados) genera las emisiones anuales equivalentes a 180 kilogramos de dióxido de carbono, o lo que es lo mismo, lo que emitiría el recorrer más de 1.000 km en coche.

El impacto climático de enviar un correo electrónico con archivos adjuntos (Bareau, 2011)

aumenta significativamente con el peso archivos adjuntos. En cuanto al impacto derivado del consumo de materias primas, el envío de un correo electrónico con un archivo adjunto de 1 Mega consume 7,5 gramos de hierro, lo que es equivalente al peso de una moneda de 1 euro.

En este estudio de ADEME (2001), también hace referencia al número de destinatarios, el tiempo de lectura en pantalla y el almacenamiento en los servidores. En primer lugar, el impacto depende del número de destinatarios a los que se envía ese correo. Por ejemplo, multiplicar por diez el número de destinatarios, multiplica por cuatro su impacto climático.

En segundo lugar, el tiempo de lectura en la pantalla: Disminuir en un 10% la tasa de impresión de correos electrónicos recibidos en la supuesta empresa, aumenta en 5 toneladas de dióxido de carbono en un año. La lectura en la pantalla de un documento, es muchas veces preferible, siempre y cuando se imprima en blanco y negro y a doble cara. Y por último, hay que sumar el tiempo de almacenamiento en el servidor.

El impacto de una búsqueda en Internet

En otro estudio (Farrant y Le Guern, 2011) se analiza el impacto ambiental de las búsquedas en Internet2: “Cada uno de los 29 millones de internautas franceses efectúa unas 949 búsquedas en Internet, de media, por año, lo que corresponde a la emisión de aproximadamente 287.600 toneladas de CO2, es decir, más de 1,5 millones de kilómetros recorridos en coche”.

En lo que concierne al impacto climático, ir directamente a la dirección de una web, sea tecleando la url o registrándola en “favoritos”, en vez de buscar ese sitio a través de un motor de búsqueda, divide por 4 las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta ventaja se pronuncia aún más en el análisis de la perspectiva del consumo de materiales, que pasa de 5,5 a 0,3 gramos de hierro, si se consultan 5 resultados de búsqueda para encontrar una información o si se “clickea” directamente la dirección web.

Los impactos ambientales de una búsqueda en la red disminuyen con la extensión de la vida útil del equipo que las realiza: al pasar de 4 a 7 años de uso, los impactos se reducen en aproximadamente un 20-35 %. Los impactos ambientales de las búsquedas provienen en su mayoría de su equipo y del almacenamiento de datos en los centros especializados.

Del ordenador3 depende: el consumo de energía, según el tiempo de uso para realizar esas búsquedas, el tipo de ordenador y la edad; de la producción y el fin de la vida de los equipamientos electrónicos (ordenador y demás componentes) de acuerdo con la frecuencia de uso; y la posible impresión de mensajes o páginas web.

Mientras que, en lo que se refiere a los centros de datos, los elementos a tener en cuenta son: la electricidad consumida por los ordenadores y equipos relacionados (como la refrigeración de las habitaciones donde se ubican) y su origen; y los componentes electrónicos utilizados en la producción y el tiempo útil de vida de los equipos utilizados para el procesamiento y almacenamiento de la información.

2.2.2.5.3. El impacto de los centros de datos

Toda la información que fluye en Internet, desde las fotos que se comparten en Facebook hasta los archivos que se suben a la “nube”, son almacenados en grandes recintos llamados “Centros de datos”.

Después de los dispositivos, los centros de datos son los mayores consumidores de electricidad. Para hacerse una idea de sus necesidades energéticas, Facebook está construyendo uno en Prineville (Oregon) que tendrá una capacidad de consumo de 78 megavatios, suficientes para proveer de energía a 64.000 hogares” (Hurst, 2014).

El problema surge de las fuentes de energía para hacerlos funcionar. Actualmente la mayor parte de los centros de datos trabajan con empresas energéticas que crean electricidad a partir de plantas de carbón y centrales nucleares (Cook, 2012).

El informe de Greenpeace, How Clean is Your Cloud? (2012), que se podría traducir como: “¿Cómo de limpia es tu nube?”, muestra que el 55,1% de la energía usada por Apple para estos centros de datos viene de instalaciones de carbón, un 49,7% en el caso de la empresa IBM un y 39,4% en el caso de la conocida red social, Facebook. Este informe pone de manifiesto que la mayor parte de las empresas de Internet se expanden sin tener en consideración la utilización de energías renovables para alimentar sus servidores y refrigerarlos.

1Traducido del francés al castellano por Mariola Olcina Alvarado

2Traducido del francés al castellano por Mariola Olcina Alvarado

3Un ordenador portátil consume entre un 50 y un 80% menos que un portátil de sobremesa fijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s